viernes, 7 de octubre de 2011

PLAGIO MORTAL


PLAGIO MORTAL
Andrew Pyper

Editorial Maeva
1ª Edición, 2010
ISBN: 9788492695157
336 págs


Plagio mortal es un libro que gané a través de un concurso organizado por una conocida revista. Hacían esta pregunta a los lectores: ¿Qué libro os ha emocionado últimamente y por qué? Como la lectura es mi principal vicio confesable, participé contestando con unas pocas líneas y al tiempo me comunicaron que había ganado un libro. No me dijeron cuál, así que mi sorpresa al recibirlo fue mayúscula cuando vi el libro del que os estoy hablando. Y no precisamente porque tuviera pensado comprármelo, ya que -lo confieso- era la primera vez que tenía conocimiento del autor, Andrew Pyper, sino porque era de mi género favorito desde que me recuerdo a los ocho años leyendo a Enid Blyton: el género de suspense, de misterio. Así que deseosa de comenzarlo, aparqué otros que tenía a la espera de ser leídos y empecé con éste.

El título, por lo pronto, ya prometía: Plagio mortal, un título, cuando menos, sugerente.
El libro viene avalado como la "novela seleccionada como thriller del año por el New York Times", según reza su portada.
La contraportada tampoco pintaba nada mal: "Un thriller extraordinario". Independent.
O esta otra crítica también de la contraportada: "Si Andrew Pyper fuera el guionista de nuestras pesadillas colectivas, todos estaríamos soñando y gritando como el narrador de este magnífico thriller". The New York Times Book Review.
 
Pero es sin duda la última frase de la contraportada del libro: "Una novela que hay que leer con las luces encendidas y el cerrojo echado", la que más captó mi atención, y a su vez, la que más indignación me ha causado una vez terminada la lectura del libro.

Argumento:
Ocho años después de la muerte de su esposa, el periodista Patrick Rush aún no ha podido superar esta pérdida y centra toda su atención en el cuidado de su hijo Sam. Como su mayor sueño es convertirse en escritor de éxito, decide dar un giro a su decepcionante vida profesional y unirse a un taller de escritura.

La ciudad de Toronto vive en esos momentos la pesadilla de un misterioso asesino, al que la policía no consigue cazar. Bajo la influencia de este ambiente de miedo colectivo, los miembros del taller empiezan a escribir sus primeros cuentos. Ángela, con sus relatos sobre el Hombre del Saco, un ladrón de niñas con características sospechosamente parecidas a las del auténtico asesino, es la que más éxito tiene y por la que Patrick siente una especial atracción. Poco después, y tras su muerte en un extraño accidente de tráfico, el periodista toma una decisión que tendrá trágicas consecuencias y que provocará que cada vez le cueste más distinguir entre sueños y realidad. Cuando su propio hijo desaparece de repente, su vida se convierte en una auténtica pesadilla.

Opinión:
La trama, bastante original y sugestiva, nos lleva a una especie de juego psicológico donde nada es lo que parece y cada personaje puede ser el asesino, incluido el propio Patrick. Sombras que persiguen a los miembros del grupo, que incluso se cuelan en sus casas, y un ardid de sutilezas psicológicas que a mi entender no pasan de ahí. Sientes una y otra vez, que todo es más de lo mismo. El libro se vuelve, por así decirlo, flojo.

 
Con un principio con gancho -la desaparición de su hijo en un cine a manos de quien el protagonista parece saber su identidad- se retrotrae la historia al pasado y asistimos a la superación de la muerte de la esposa del protagonista, la degradación que sufre en el trabajo, su despido posterior del mismo, el taller de escritura y su consiguiente bloqueo como escritor. Ese cúmulo de circunstancias nos hacen ver a un Patrick perdedor, aburrido de su vida, que siente que no tiene nada que decir y que ahoga su tediosa existencia en el alcohol.

Es en esas circunstancias cuando, tras quedar literalmente atrapado en el relato de una de sus compañeras de círculo, Ángela, y tras la sospechosa muerte de ésta, decide, de manera impulsiva, copiar su historia, cuyo protagonista es el mismísimo Hombre del saco. Se convierte al pronto en un escritor de éxito pero la ilusión le durará poco. Pronto empezará a arrepentirse de haber plagiado la historia de Ángela.

Interesantísima trama que, sin embargo no responde a las expectativas del libro, o al menos a las que yo tenía del mismo, a la vista sobre todo, de los titulares que acompañan su portada y contraportada.


¿Thriller, suspense?...
Si nos atenemos a su definición -"recurso que tiene como principal objeto mantener al lector a la 'expectativa', generalmente en un estado de 'tensión', de lo que pueda ocurrirle a los personajes, y por lo tanto atento al desarrollo del conflicto o nudo de la narración"-, este libro no es un thriller muy a pesar de lo que diga el New York Times.

 
Ni me ha enganchado ni me ha mantenido en estado de tensión. Es más, he tenido que releer más de una página al darme cuenta de que no me había enterado de nada, no por lo complicado de la trama, sino porque mi mente había volado hacia otros lugares. Una buena novela, y mucho más una buena novela de suspense, en absoluto puede permitirse esa licencia, ya que de lo contrario pierde el fin para el que ha sido escrita. El lector se ha de sentir atrapado por la historia, deseoso de tener un rato libre para retomar la lectura. Plagio mortal dista mucho de ello.


Ni qué decir tiene que la frase que menciono al principio -"una novela que hay que leer con las luces encendidas y el cerrojo echado"- es pura ciencia ficción (por ser condescendiente con el comentario), a menos, claro esté, que uno tenga ocho años como el hijo del protagonista.

Nota: Un 5 peladito. Lo salva la originalidad inicial de la historia y la página final -demasiado tarde para enmendar el libro- así como lo relacionado con la vida privada del protagonista. Sin embargo, está muy lejos de cumplir las expectativas del género.


5 comentarios:

  1. jooooooooooo me habias hecho unas ganas tremedas de leerlo hasta que he llegado a las ultimas lineas de la reseña. No creo que lo busque, si va deshinchandose y le das un cinco peladito, creo que me ceñiré a lo que tengo pendiente aún

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te molestes Carmina, es sumamente mediocre. Besos.

      Eliminar
  2. le tengo en mi estanteria, desde navidades, y aun no lo he leido, pintaba bastante bien hasta que lei tu reseña, no he visto muchas mas la verdad, pero al final terminare leyendolo y veremos a ver que pasa
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá lo disfrutes más que yo, pero luego dime qué te parece la frasecita de la contraportada "Una novela que hay que leer con las luces encendidas y el cerrojo echado"... Pura ciencia ficción, vamos. Gracias por comentar y un beso.

      Eliminar
  3. Me compré este libro pensando que sería genial, viendo las opiniones que medios tan importantes daban de él... No creo que llegase a tardar más de veinte páginas en darme cuenta de que había tirado el dinero. Sinceramente, pocas historias he leído que me hayan engañado de esta manera. No porque el libro sea malo, en absoluto. Ese fondo psicológico está muy trabajado y es profundo, y las pocas ganas de vivir del protagonista realmente se transmiten (no sé si tomar esto como punto positivo al conseguir el propósito de ponerte en la piel del otro o como un punto negativo al haberme hecho perder todo interés en la novela). Sin embargo, estoy muy de acuerdo en eso que tú dices: no es suspense. Sí, muy bien trabajado y una trama psicológica no solo original, sino también profunda; mas ni de lejos me ha mantenido en tensión. No le quitaré el mérito al haberme despistado respecto al desenlace una y otra vez, pero el desinterés que llegué a sentir fue tal que, con ese intento de "plot twist", no logró mi sorpresa.
    Muy de acuerdo contigo, a partir de ahora leeré tus reseñas antes de leerme un libro.

    ResponderEliminar