lunes, 24 de marzo de 2014

La dama de las camelias


Recupero para compartir con los que de vez en cuando merodeáis por aquí esta reseña que publiqué hace tiempo en Anika Entre Libros y cuya lectura me resultó muy grata. Espero que os guste.


LA DAMA DE LAS CAMELIAS      
(La Dame aux Camélias, 1848)
Alexandre Dumas

Editorial Nocturna Ediciones
Colección Noches Blancas
© Nocturna Ediciones, S.L., 2012
Traducción de José Manuel Fajardo
1ª Edición, abril 2012
Género y tags: Novela Romántica, Clásicos, Drama, Ilustraciones, Francia. Literatura francesa.
ISBN: 9788493975029
315 Páginas




Cuando Armand Duval, un joven de familia acomodada, se encuentra por primera vez con la bella cortesana parisina Marguerite Gautier, se enamora perdidamente de ella. De familia conservadora, Armand se encontrará con muchas oposiciones que intentarán impedir que esa relación salga a flote. Celos, lujo, penurias económicas y una incurable enfermedad, conforman una trágica pero bella historia de amor que traspasará las fronteras de la muerte. (Argumento propio).


Tenía unos diez años cuando escuché por primera vez el nombre de La dama de las camelias. La que era entonces mi profesora de religión, monja para más señas, nos contaba entre risitas que en su juventud leía a escondidas la obra de Alexandre Dumas (hijo). Cómo me he acordado de aquellas palabras mientras leía el libro preguntándome qué pensaría mi inocente profesora si viera las novelas que copan hoy los primeros puestos de venta.

La obra que le dio el reconocimiento a Alexandre Dumas (hijo) en su momento estuvo censurada (al menos la versión teatral) y pese a que más adelante se levantó la prohibición, seguía siendo para según qué determinado tipo de mentes una novela prohibida. Hoy día, sin embargo, resulta blanca blanquísima de pura inocente.

Mucho ha llovido ya desde entonces y como de vez en cuando siento la necesidad de intercalar entre mis lecturas algún clásico, esta vez le tocó el turno al libro por el que se recordaría al hijo del creador de las inmortales El conde de Montecristo o Los tres mosqueteros.

Todo el mundo conoce la historia de La dama de las camelias y yo no soy una excepción, así que me enfrenté al libro a sabiendas de que probablemente no descubriría nada nuevo. Óperas como La Traviata de Verdi y películas como Moulin Rouge o la clásica de George Cukor nos han acercado, si bien no todas de forma literal, a la trágica historia de amor de Marguerite Gautier.

La dama de las camelias fue publicada en 1848 y se encuentra a caballo entre el Romanticismo y el Realismo. Ambientada en París y alrededores comienza directamente con los funerales de la protagonista Marguerite Gautier, de manera que el lector ya sabe a lo que se enfrenta: nada de happy end.

A lo largo de sus veintisiete capítulos y de la mano de dos narradores, el propio enamorado Armand Duval y un narrador que se convertirá en el escritor de su historia, conoceremos el breve pero intenso amor entre Armand y Marguerite, el lujo y las penurias económicas, los convencionalismos, las amistades interesadas, el desenfreno y la enfermedad.

Pese a las reflexiones y disertaciones tan propias de los clásicos acerca del amor o la hipocresía de la época, está escrita con un lenguaje sencillo, directo y asequible a todo tipo de lector, por lo que más de uno descubrirá que no todas las obras que han resistido el paso del tiempo son necesariamente plúmbeas o insufribles. El libro se lee con suma avidez e interés y cuando menos te los esperas, la novela ha tocado a su fin.

Romanticismo a raudales sí, y también pasajes que al lector actual le parecerán cursis y provistos de demasiada teatralidad tal vez, pero también un realismo apabullante nacido del retrato de una sociedad hipócrita que da carta blanca a que los señores de noble cuna tengan mantenidas por doquier pero que no consiente que esas relaciones puedan ir más allá del encamamiento.

No ha sido mi disfrute producto exclusivamente de la historia en sí, sino que mucho han tenido que ver las preciosas láminas a color (obra de E. Planas y A. Mestres) con que está ilustrada esta edición de Nocturna, además de por otras más pequeñas en tonos de gris que confieren una gran belleza al libro (de hecho más de una vez he interrumpido la lectura simplemente para deleitarme en las ilustraciones).

La edición viene además provista de un prefacio escrito por el Nobel André Maurois que, entre otras cosas, nos acercará al resto de la obra de Alexandre Dumas (hijo). Sin embargo la mayor sorpresa me la ha deparado el postfacio escrito por el propio traductor de la novela, el también periodista y escritor José Manuel Fajardo, en el que explica con detalle la verídica historia de amor entre la cortesana Marie Duplessis y Alexandre Dumas (hijo) y que dio lugar a La dama de las camelias. Es fácil comprender entonces que la pluma de un Alexandre de tan sólo veinticuatro años pudiera dar a luz a una historia tan sentida.

Alexandre Dumas (hijo)
Una vez saldadas mis cuentas pendientes con Alexandre Dumas (hijo), me sigo quedando con el padre por la sencilla razón de que me atraen más los ingredientes de sus novelas (justicia, venganza, aventuras…) que los amoríos, y pese a todo, recomiendo la lectura de la obra más famosa de Dumas hijo porque sencillamente creo que es un libro de los que hay que leer.

28 comentarios:

  1. Puf como me gustó esta novela. La disfruté muchísimo! Recuerdo que en el instituto mi tutor,mis compañeros y yo compramos clásicos para ir leyéndolos en el año...a mi me tocó La dama de las camelias...y oh dios que preciosidad! Tengo que volver a leerla, recuerdo cosas a grandes rasgos, pero los detalles se me han olvidado...y no puedo permitirlo! XD
    Gracias por tu reseña. Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La edad hace mucho, yo la he leído a mis... ejem, ejem... y, claro, me ha gustado mucho pero ya no conecto tanto con las historias románticas. Si tienes oportunidad, échale un ojo a esta edición de Nocturna, es que yo soy la tontica de las ilustraciones, ¡me pueden! Muchas gracias por pasar, Lunilla.

      Eliminar
  2. Leí este libro hace años y me gustó más de lo que me esperaba. Pero como tú, me quedo con el Dumas padre. Me entretiene mucho más.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces eres de las mías, Margari, a mí me van más las venganzas y las aventuras, jeje. Un abrazo, guapetona.

      Eliminar
  3. Le tengo ganas a esta novela, que no he leído nunca, y siempre he tenido pendiente. Me pondré con ella.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a ver qué te parece a ti. ¡Gracias por pasar!

      Eliminar
  4. Una novela muy interesante. Espero ir al Liceu este próximo otoño a ver La Traviata y es probable que antes de asistir a la ópera relea el libro de Dumas (hijo). A mí me gustó mucho y yo también lo recomiendo.

    Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me imaginaba que la habrías leído, como te gustan los clásicos y la novela romántica era de esperar. ¡Qué suerte lo de la Traviata, qué envidia! Un abrazote.

      Eliminar
  5. ¡Como me gustó esta novela! También prefiero a Dumas padre, pero, y aunque yo no soy muy de esa clase de novelas, esta me encantó.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco soy de romántica pero esta novela hay que reconocer que es diferente, y además, como es tan corta, antes de darte cuenta te la has leído. ¡Un beso!

      Eliminar
  6. Algún día la leeré, me ha ido llamando la atención conforme he ido leyendo reseñas de blogueros.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mi caso era una "deuda" pendiente desde hace mucho tiempo, de esos libros que aunque sabes toda la historia quieres leer, a ver si te animas. Un beso.

      Eliminar
  7. Huy, lo leí hace siglos pero creo que ahora no me gustaría tanto. Es que lo de las historias romántico-trágicas ahora me da un poco de pereza, jeje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me pasa igual, de hecho estoy convencida de que de haberla leído con otra edad la habría disfrutado mucho más, de todas formas creo que merece la pena leerla. Besos, guapa.

      Eliminar
  8. Este lo leí hace un montón de años. Casi ni me acuerdo de lo que pasaba, sólo que era muy triste y que no me gustó demasiado, y eso que a mí me atraen mucho los amoríos, pero tanto trauma, no. En cambio, Dumas padre me encanta. A los mosqueteros o al conde de Montecristo no los cambio por ninguna dama de las camelias.
    Besotes.

    ResponderEliminar
  9. Como tú e imagino que todo el mundo, conozco el libro peri no lo he leído. Tal vez vaya siendo hora aujque admutonque antes me leeré alguno de Jane Austen ya que aunque me de vergüenza reconocerlo, tampoco me he estrenado con la autora.
    besos

    ResponderEliminar
  10. Llegué a este libro por mi afición a la ópera, lo leí hace muchísimos años, casi era una cría, y me encantó.
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Me encantó esta novela, creo que la leí en la época justa porque la recuerdo como la más romántica :)
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Me eeeencantó! =)
    Un super clásico con una protagonista maravillosa.

    Besotes

    ResponderEliminar
  13. Otro de los miles de clásicos que tengo pendientes. Sin embargo, éste ya está esperando en mi estantería, así que supongo que no tardaré mucho en leerlo y la verdad es que le tengo muchas ganas.

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  14. Hola!!
    Ufff no creo que lo lea, pero gracias por la reseña, besotes ;)

    ResponderEliminar
  15. Bien que podría incluirse esta novela en mi blog de Clásicos ¿no? Ojeando wikipedia no puedo menos de asombrarme de cuánto escribían por aquel entonces. Lo de padres e hijos también me ha sorprendido, porque ya no lo recordaba. Creo que es el tema del folletín y la escritura por entregas, y si no me equivoco tengo oído que había verdaderos despachos de escritura llenos de "negros" de aquel entonces.
    Más adelante seguro que me viene la vena romántica y recupero lecturas del período...
    Saludos

    ResponderEliminar
  16. Me gustó mucho, pero mucho mucho en su momento. Es lo único que he leído de Dumas, tanto padre como hijo. Ya ves que mi relación con esta familia es más bien flojilla...
    Besines,

    ResponderEliminar
  17. Me gustó mucho, guardo muy buenos recueros de ella, de los primeros libros que me compró mi madre (libro de adolescencia, quiero decir). Un besote!

    ResponderEliminar
  18. Yo la leí hace muchísimos años cuando era adolescente y me impacto mucho., luego la releí varias veces más y guardo muy buen recuerdo de ella. Gracias por recordarmela. Besinos.

    ResponderEliminar
  19. No lo leí, me quedo con tu reseña

    ResponderEliminar
  20. Qué ganas me han dado de releer este libro leyendo tu reseña! Lo disfruté hace la pila de años, y me da que ahora lo apreciaría mejor. 1beso!

    ResponderEliminar
  21. Debe de ser una edición super bonita, me hubiera encantado que hubieras añadido alguna foto para ver las ilustraciones que comentas. Yo tengo dos ediciones una con las tapas azul marino imitando piel con grabados dorados (la enseñé en uno de mis últimos vídeos de "Compras y regalos" y otra antigua que tiene mi madre muy bonita también. Pero todavía no lo he leído porque creo que la historia es un poco triste, si no estoy mal informada. Bessos.

    ResponderEliminar